Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies

Causas más comunes de la deficiencia de vitamina D

Abr 11

Causas más comunes de la deficiencia de vitamina D

La vitamina D es una de las vitaminas liposolubles imprescindibles para el correcto desarrollo de los huesos y dientes, y para permitir la absorción del calcio a nivel intestinal. Se puede obtener la vitamina D de dos modos

  • Mediante la exposición a los rayos ultravioleta procedentes del sol (UV).
  • Por el consumo de alimentos ricos en esta vitamina, como por ejemplo, la leche y el huevo.

Funciones

Una de las funciones principales de la vitamina D es ayudar a la absorción de calcio, este mineral es esencial para la formación normal de los huesos.

La vitamina D también desempeña un papel indispensable en el mantenimiento de los órganos. Algunas de las funciones en las que interviene son:

  • Regulación de los niveles de calcio y fósforo en sangre.
  • Promueve la absorción intestinal de fósforo y de calcio a partir de los alimentos y la reabsorción de calcio a nivel renal.
  • Participa en el desarrollo del esqueleto mediante la contribución de la formación y la mineralización ósea.
  • Interviene en los procesos del sistema inmunológico.
  • Funciones antienvejecimiento.

Diversos estudios han demostrado que alrededor del 80-90% de las personas que viven en países industrializados y modernos sufren desde una leve a una pronunciada carencia de vitamina D. Las razones por las que se puede padecer una falta de vitamina D son muy variadas y están relacionados con los hábitos y el estilo de vida.

Algunas de las causas más comunes de la deficiencia de vitamina D son:

1. Muy poca exposición a los rayos solares

Muchas personas no toman el suficiente sol, ya sea por permanecer siempre en espacios cerrados, o por no disponer de zonas donde poder hacerlo. Una manera de tomar el sol puede ser salir a pasear por el parque un día soleado, de este modo estaremos absorbiendo los rayos ultravioleta necesarios.

2. Uso excesivo del protector solar

Tomar el sol en exceso puede llegar a tener contraindicaciones. Uno de los riesgos más importantes son el riesgo de padecer cáncer de piel o envejecimiento prematuro si exponemos nuestro cuerpo directamente a la luz de los rayos solares durante un largo periodo de tiempo.

Lo ideal sería exponerse al sol durante los primeros 10 minutos sin protector solar. Este periodo de tiempo debe ser adaptado al tipo de piel particular de cada persona. El período de tiempo se debe seleccionar de manera que no se produzcan quemaduras en la piel.

3. Insuficiencia de vitamina D en la alimentación

Puede que los alimentos que se consumen tengan un contenido muy bajo en vitamina D. Para ello, es importante realizar la ingesta de alimentos ricos en vitamina d, que son los siguientes:

  • Aceite de hígado de bacalao
  • Yema de Huevo
  • Productos enriquecidos con vitamina D
  • Pescado
  • Hongos y setas

4. Exceder el consumo de medicamentos o alcohol

Los antidepresivos, anticoagulantes, corticoides y medicamentos para tratar la enfermedad de úlcera péptica y la epilepsia pueden inhibir la absorción de la vitamina D que tomamos en la alimentación. Incluso los que toman mucho alcohol pueden tener un riesgo mayor de sufrir una falta de vitamina D.

5. Sobrepeso

Los individuos con obesidad tienen menor capacidad para generar la vitamina D en comparación con aquellos otros que no tienen sobrepeso. Los estudios demuestran que estas personas tienen, en la mayoría de los casos, un valor más bajo de vitamina D 25(OH)D que la gente más delgada.

6. La avanzada edad

Con la edad el cuerpo pierde gradualmente la capacidad de sintetizar la vitamina D a través de la luz del sol. Al mismo tiempo, aumenta la necesidad de obtener mayor vitamina D. Cuando se sobrepasa la edad de 65 años, la piel produce sólo la mitad de la vitamina D, respecto a una persona joven.

¿Por qué en un reciente estudio se ha descubierto que los niños y adolescentes celiacos tienen menos vitamina D?

Aunque los resultados del reciente estudio llevado a cabo por el Grupo en Nutrición y Ciencias de la Alimentación de la Facultad de Farmacia de la Universidad CEU San Pablo ha revelado que, en ambos grupos celiacos y no celiacos, existe un alto riesgo de ingesta insuficiente de vitamina D, éste es más acusado en el primero. La vitamina D es de gran importancia en el crecimiento, maduración y mantenimiento del sistema óseo, Incluso el déficit de esta vitamina podría relacionarse con los cuadros de autoinmunidad.

Es normal que, en el momento del diagnóstico, los pacientes con enfermedad celiaca sufran deficiencias de minerales y vitaminas y puede ser ese uno de los motivos por el cual los niños y adolescentes celiacos muestran déficit de vitamina D. Sin embargo, una vez realizada la dieta sin gluten, con los meses estos déficits deberían corregirse.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Formación FACE
FACE ASISA