Inicio | Blog | Noticias FACE 2022 | Dermatitis herpetiforme: la enfermedad celiaca de la piel

Dermatitis herpetiforme: la enfermedad celiaca de la piel

La dermatitis herpetiforme (DH) fue descrita por primera vez en 1884 y se considera como la manifestación de la enfermedad celíaca en la piel. Esta enfermedad se caracteriza por la aparición gradual de lesiones cutáneas tales como ampollas, inflamaciones y ronchas, sobre todo en la zona de los codos, las rodillas y las nalgas. Las lesiones son acompañadas de una sensación de picazón y quemazón que suele ser muy intensa, por lo que los pacientes terminan rascando estas lesiones ampollosas, las cuales se rompen debido a la fragilidad de esta piel.

¿En qué consiste la dermatitis herpetiforme y cuál es su relación con la enfermedad celíaca?

La enfermedad celíaca (EC) es una enfermedad autoinmune en la que las personas afectadas, tras la exposición al gluten, generan anticuerpos que se unen y destruyen las vellosidades de la pared intestinal. La lesión de estas vellosidades dificulta la absorción de nutrientes, pudiendo generar déficit de vitaminas y malnutrición.

La dermatitis herpetiforme (DH), aparece cuando los anticuerpos que se generan durante el desarrollo de la celiaquía atacan también a las células de la piel. Esto se debe a que en la piel existe una proteína, llamada transglutaminasa epidérmica, muy similar a la proteína intestinal frente a la que reacciona el sistema inmunitario durante la EC. Durante la dermatitis herpetiforme los anticuerpos se unen y rompen la unión entre las células de la piel dando lugar a las ya mencionadas ampollas y vesículas características de esta enfermedad.

¿Cómo se diagnostica la dermatitis herpetiforme?

El diagnóstico comienza tras observar las lesiones epiteliales, que suelen aparecer en las zonas de codos, rodillas, sacro y cuero cabelludo. Para confirmar la sospecha se toma una muestra de las lesiones y se observan las células al microscopio. También se analiza la muestra mediante una técnica llamada inmunoflorescencia directa que buscará detectar la presencia de los anticuerpos anteriormente mencionados.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento es eliminar de forma estricta el gluten de la dieta, pues es el agente que esta desencadenando la enfermedad. Los efectos de iniciar una dieta sin gluten son más notorios en la enfermedad celíaca. En cambio, en el caso de la dermatitis herpetiforme los síntomas pueden tardar en remitir hasta dos años.

También existen algunos fármacos como la “dapsona” que bloquean la acción de los anticuerpos IgA y controlan de forma rápida y sencilla el brote de dermatitis.

¿Seguimiento de la enfermedad?

En muchas ocasiones los pacientes diagnosticados de dermatitis herpetiforme no suelen mostrar síntomas gastrointestinales, por lo que suele realizarse un seguimiento periódico para comprobar la adherencia a la dieta sin gluten y detectar posibles comorbilidades o complicaciones.

COMPARTIR:

Facemovil

Facejoven