Inicio | Blog | Noticias FACE 2019 | La alimentación, único tratamiento para las personas con enfermedad celiaca

La alimentación, único tratamiento para las personas con enfermedad celiaca

Hoy 16 de octubre se celebra el día mundial de la alimentación, único tratamiento para la personas que padecen enfermedad celiaca.

En el caso de las personas celiacas, la dieta sin gluten no es un estilo de vida, es una terapia ya que se trata del único tratamiento disponible y deben realizarla de forma estricta durante toda su vida. Con el correcto seguimiento de la dieta las personas celiacas recuperan la estructura del intestino y remite su sintomatología. Esto supone que cuando las personas con enfermedad celíaca son diagnosticadas, deben realizar cambios en sus hábitos alimenticios, aprender a diferenciar qué productos pueden consumir, cuál es la legislación vigente en relación a los alérgenos y al gluten y cómo deben interpretar las etiquetas, para escoger siempre opciones seguras para su salud.

Pero, además, tienen que aprender a combinar los alimentos, no solo de manera segura, sino también saludable. Es importante recordar que no es más sano comer sin gluten, que es más sano, comer mejor. Por este motivo desde FACE y sus asociaciones miembros siempre contamos con la figura del dietista-nutricionista ya que su apoyo es fundamental para el colectivo celiaco que debe entender, que a pesar de seguir de forma estricta una dieta de exclusión, evitando el gluten, no debe dejar de llevar una dieta sana y equilibrada y por tanto ha de basar su dieta en alimentos genéricos, libres de gluten por naturaleza y dejar los productos específicos, para ocasiones especiales.

Principalmente, porque dejando a un lado el contenido en gluten, la composición de los productos específicos no siempre es la más adecuada, ya que, al no utilizar gluten, se incorporan otros ingredientes para mejorar su aspecto, textura y palatabilidad, empleando en muchos casos grasas saturadas y azúcares.

A largo plazo, si la dieta es variada y equilibrada no suelen producirse carencias nutricionales. Sin embargo, sí que pueden encontrarse estas carencias en el momento del diagnóstico ya que al haber atrofia vellositaria, la absorción de vitaminas y minerales se ve comprometida, principalmente hierro, ácido fólico, calcio, vitamina D y vitamina B12.  Por eso, cuando el diagnóstico se dilata en el tiempo puede ser que los pacientes necesiten más tiempo y una ayuda extra (suplementos) para recuperar las deficiencias nutricionales hasta restaurar por completo sus vellosidades intestinales.

COMPARTIR:

Facemovil

Facejoven