Inicio | Blog | Noticias FACE 2022 | Turismo con necesidades alimentarias específicas

Turismo con necesidades alimentarias específicas

Definición de estrategias de reducción de riesgos para turistas con necesidades alimentarias específicas

En un viaje, la experiencia turística y la gastronomía son dos de los elementos esenciales a la hora de valorar una buena escapada. Esto ha sido corroborado a través de encuestas cuyos resultados afirman que, si estos dos factores son positivos, los turistas desean volver a visitar el destino en cuestión.

Dentro de la experiencia gastronómica, la seguridad alimentaria es crucial para las personas con alergias, intolerancias y otras enfermedades, siendo esencial planificar las restricciones alimentarias asociadas a una patología, a fin de reducir el riesgo de damnificar la salud del paciente afectado.

En el caso de nuestro colectivo, los pacientes con enfermedad celiaca (EC) y con sensibilidad al gluten no celiaca (SGNC), el único tratamiento es el seguimiento estricto de una dieta sin gluten de por vida, por lo que las personas con dichas afecciones deben tener todo tipo de precaución a la hora de salir de viaje.

Diversos estudios concluyen que las personas que presentan este tipo de patologías se ven afectadas social y psicológicamente en sus viajes y comidas fuera de casa, y más en concreto en el extranjero. Esto se explica por la gran diversidad de protocolos y marcos normativos según el país en cuestión, lo cual provoca que el paciente celiaco o sensible al gluten no celiaco presente una mayor vulnerabilidad a la hora de salir de viaje, además del estrés y pérdida de tiempo que pueden causar la búsqueda de las normas regulatorias sobre el contenido de gluten en los alimentos del lugar a visitar. A esta explicación hay que sumarle que la mayor parte de la información que reciben los pacientes es proporcionada por su país o comunidad, lo que puede generar una falsa confianza a la hora de mantener la dieta sin gluten fuera.

El problema principal atiende a la difusa percepción del riesgo y, por tanto, disminución de la confianza, que el paciente siente cuando viaja a un lugar extranjero, lo cual da lugar a una conducta de incertidumbre continua que no permite a la persona celiaca o sensible disfrutar de su experiencia. Es un desafío confiar en alguien cuando se trata de su salud; siempre hay algo de incertidumbre. Ante esta situación, los organismos reguladores han enfatizado cada vez más en la gran importancia de la transparencia de los procesos de toma de decisiones políticas y del desarrollo de mecanismos para comprender las preocupaciones y actitudes, ya no sólo de personas con dietas especiales, sino del público turista en general.

Las consecuencias de estas situaciones también se extienden a los negocios y la imagen externa del lugar de destino, ya que el nivel de satisfacción de las personas con necesidades alimentarias especiales y con el trato recibido en dicho lugar es importante para fomentar su visita y ampliar el número de turistas.

Mientras que a nivel europeo existe la disponibilidad de certificación de productos bajo el Sistema de Licencia Europeo “Marca Registrada Espiga Barrada”, que aporta confianza al hacer turismo en los pacientes con EC o SGNC; en las naciones no industrializadas no existe ningún tipo de consenso para asegurar la adherencia a la dieta sin gluten y ausencia de gluten en productos alimenticios. Esto además provoca que la reputación de dicho destino se vea mermada, por lo que, a nivel de mercado, sería interesante incidir en este asunto y proponer mejoras legislativas para dar una imagen de “destino con seguridad alimentaria”.

Con este estudio se demuestra la necesidad de promover la información fundamentada, y para conseguir esto, el trabajo de las asociaciones de pacientes de celiacos es esencial para mejorar la difusión de información veraz acerca de la enfermedad celiaca y de la sensibilidad al gluten no celiaca.

Una de las tareas realizadas por las asociaciones de pacientes es la difusión de contenidos a través de las redes sociales, ya que éstas son el vínculo entre consumidores y empresas, por lo que son un medio de información accesible a la hora de planificar viajes., siendo vital iniciar protocolos de actuación a través de las asociaciones para cubrir las necesidades de este mercado, principalmente mediante la impartición de cursos de formación, en vista de que los resultados de la encuesta muestran un total desconocimiento de la enfermedad celiaca por parte de la población general.

Se pretende que este análisis sea una referencia para investigadores y profesionales del turismo y de la industria alimentaria, ya que las personas con necesidades alimentarias específicas enfrentan riesgos que otros viajeros no se plantean y, cuando viajan, perciben un alto nivel de inseguridad, provocando en ocasiones que incluso quieran evitar viajar, lo cual genera una situación de gran injusticia social.

Como curiosidad, algunos destinos que dan confianza a los entrevistados en materia de seguridad alimentaria de productos sin gluten son España, Reino Unido, Finlandia, Austria, Irlanda y Argentina.

COMPARTIR:

Facemovil

Facejoven